La Directiva Europea sobre pesos y dimensiones incentiva a optar por flotas 0 emisiones antes de 2035

En aras de un futuro sostenible y en el marco de la Estrategia europea de movilidad sostenible, la Comisión Europea ha aprobado una revisión de la Directiva de pesos y dimensiones en donde establece nuevos límites para vehículos cero emisiones y regula la de los camiones convencionales. Estos cambios permitirán llevar mayores volúmenes beneficiando así al sector del transporte. 

La Directiva 96/53/CE que establece los pesos y dimensiones de camiones ha sido revisada generando buenas noticias sobre un tema que ha sido de suma importancia para el sector del transporte de mercancías por carretera con respecto a los máximos de pesos y medidas habituales hasta ahora. La diferencia es significativa y beneficia sobre todo a los vehículos eléctricos que llevan grandes baterías, ya que suelen tener un peso superior a los de combustible de origen fósil, sacrificando así parte de su capacidad de carga útil. El peso designado por la nueva normativa permitirá hasta 44 toneladas para camiones cero emisiones y también lo permite en camiones de diésel o de gas natural hasta el año 2035 y hasta 48 toneladas en camiones utilizados en operaciones intermodales. 

Se reducen los trámites, incentivando flotas 0 emisiones

Con el incremento del peso desaparecerían obstáculos para el transporte transfronterizo ya que sus cargas no tendrían que dividirse en más viajes y vehículos a través los países del territorio europeo ahorrando a los operadores todo el proceso burocrático relacionado. También se simplifican procedimientos de permisos (tema del que hablaremos más adelante). La intención es clara: presentar a los operadores los beneficios de optar por el uso de una flota cero emisiones así como reducir el impacto medioambiental ya que, actualmente, el 28% de los gases contaminantes procedentes del transporte por carretera a nivel europeo proviene de los vehículos pesados.  

Pero no solo se trata del medio ambiente, el incentivo de las nuevas medidas también prevé que más volumen de carga en menor cantidad de viajes tendrá un impacto económico interanual en la inversión de tiempo y ahorro de combustible (un descenso proyectado de 12 millones de toneladas equivalentes de petróleo durante 25 años). Este cambio plantea un reto para que los fabricantes de vehículos eléctricos desarrollen baterías más ligeras y unidades con diseños más aerodinámicos que transporten más carga útil.  

Incentivo a las operaciones intermodales

El transporte intermodal es otro de los beneficiados en la nueva Directiva Europea de  pesos y dimensiones ya que los vehículos utilizados para este tipo de operaciones podrás llevar hasta 48 toneladas, un incremento de 4 toneladas con respecto a la antigua normativa. Además, camiones, remolques y semirremolques también pasarán a considerarse unidades de carga intermodales, con lo cual podrán acogerse a la misma directiva. Al transporte intermodal se le ha concedido también un incremento en la altura en los contenedores de cubo alto, por lo que vehículos estándar también podrán utilizar sus unidades para este tipo de transporte, incentivando de manera clara a que cada vez más operadores participen en transportes intermodales.  

Armonización a través de la simplificación de solicitudes de permiso

Más soluciones se han propuesto desde el punto de vista de la reducción de cargas administrativas para el segmento de transporte atípico. Para este tipo de vehículos se simplifica el permiso habitual para utilizar contenedores de gran capacidad mediante una solución de ventanilla única, donde el operador deberá enviar un formulario adjuntando toda la información necesaria, los requisitos técnicos y en materia de seguridad para recibir el permiso. Por otra parte, el permiso para utilizar camiones más altos para transportar contenedores de gran capacidad queda eliminado. Tal como plantea la comisión, ambas medidas vendrían a reducir las cargas administrativas en unos 4400 millones de euros para los operadores de este tipo de transporte. 

Situación en España

En nuestro país la implantación de un nuevo límite hasta las 44 toneladas ya ha sido objeto de debate en los últimos 2 años, ya que asociaciones de transportistas alegan que el cambio acabará incurriendo en más costes para el transportista sin que eso se vea reflejado en un aumento de sus tarifas. La implantación progresiva, la simplificación de los trámites para megacamiones y el aumento en los límites de altura para cierta tipología de vehículos parece ser el camino que ha desbloqueado un eventual acuerdo a nivel nacional.

Check Also

Las ruedas del cambio en la XLVII Asamblea General de ASTIC en Bilbao con Wtransnet 

Ven a la XLVII Asamblea General de ASTIC en Bilbao con Wtransnet. El próximo 13 …