Home / Transporte y Actualidad / Transporte / El transporte se integra cada vez más con los criterios ESG

El transporte se integra cada vez más con los criterios ESG

El papel de las empresas en la sociedad ha evolucionado considerablemente con el tiempo, sobre todo en los últimos años, en los que las empresas de todos los sectores se han visto obligadas a adquirir un mayor compromiso con el medio ambiente, principalmente en términos de sostenibilidad. Como resultado, sus actividades están en constante revisión, ya sea por parte de instituciones o de los propios ciudadanos, a quienes cada vez les preocupa más los efectos que las empresas tienen sobre el medio ambiente.

¿Qué es ESG?

Teniendo esto en cuenta, es fundamental que entendamos la importancia de los criterios ESG (del inglés Environmental, Social and Governance o criterios medioambientales, sociales y de gobernanza) en las empresas, ya que supusieron un nuevo paradigma para las organizaciones a principios del siglo XXI. 

A algunas personas, los criterios ESG les pueden sonar como algo extraño, mientras que otras puede que lleven ya tiempo aplicándolos. Lo cierto es que se trata de una premisa que lleva utilizándose desde finales del siglo pasado, coincidiendo con la publicación en 1994 del libro de John Elkington Cannibals With Forks. En dicho libro, Elkington subrayaba que las empresas debían empezar a rendir cuentas no solo por su impacto económico, sino también por su impacto medioambiental y social.  

¿Por qué los criterios ESG son relevantes para una empresa?  

El concepto está ganando cada vez más relevancia y se ha convertido en un asunto fundamental para las Naciones Unidas. Pero ¿a qué se refiere exactamente cada uno de los criterios? 

  • La E de Environmental (Medio ambiente) se refiere a la gestión de las empresas de su impacto medioambiental directo e indirecto, de cómo protegen el medio ambiente, la biodiversidad, cómo buscan reducir las fuentes globales de emisiones de CO2, el cambio climático y su contribución para lograr una economía descarbonizada.  
  • La S de Social se refiere a la gestión que las empresas hacen de las personas que forman parte de sus equipos, así como de sus proveedores, al fomento del empleo decente, a la igualdad de oportunidades y a las políticas de equilibrio entre la vida laboral y personal, la formación, el respeto de los derechos humanos y la prohibición del trabajo infantil.  
  • La G de Governance (Gobernanza) se refiere al compromiso de las empresas con la buena gobernanza, códigos de ética y conducta, transparencia y anticorrupción de los consejos de administración y del equipo directivo.  

Los criterios ESG van ganando relevancia a medida que se va ampliando la legislación sobre responsabilidad social corporativa (RSC). Además, en los últimos años se han puesto de manifiesto nuevas carencias, como la mayor necesidad de transparencia, derivadas principalmente de la crisis económica de 2008, en la que diversos grupos de presión, desde instituciones financieras hasta los propios ciudadanos, comenzaron a exigir a las organizaciones explicaciones más detalladas de sus actividades para evitar que se repitan situaciones como la vivida entonces. Por ello, una buena política de ESG debe dar a las empresas un valor que las diferencie de la competencia, además de ayudar a prevenir posibles riesgos asociados con sus actividades en los sectores medioambiental, social, de gobernanza o de gestión de los empleados. Estas empresas son más atractivas para los nuevos talentos, así como para los inversores, quienes en los últimos años vienen exigiendo un mayor compromiso por parte de las empresas para frenar y mitigar el cambio climático, impulsar la transición hacia una economía descarbonizada y ayudar a solucionar los problemas sociales y a reducir la desigualdad.

¿Cómo se pueden integrar los criterios ESG en una empresa de transporte?  

Antes de continuar debemos destacar que la aplicación de los criterios ESG no está reservada únicamente a las grandes corporaciones, sino que también la pueden implementar empresas pequeñas. Para ello, es importante contar con un equipo que se encargue de velar por el éxito de las medidas adoptadas, estableciendo un plan de sostenibilidad que abarque todos los temas mencionados anteriormente y que realice un seguimiento constante de los mismos.  

En ese sentido, un paso sencillo sería la reducción de las emisiones de CO2. Aquí entran en juego muchos factores, pero uno de los que puede desempeñar un papel importante en el aprovechamiento de los recursos es el uso de sistemas inteligentes. Este tipo de software puede ayudar a reducir los kilómetros en vacío y a optimizar las rutas, lo que ahorraría combustible y reduciría las emisiones de carbono. 

Y aquí es donde las bolsas de cargas como Wtransnet entran en escena. Al conectar el suministro y la demanda y garantizar que los transportistas viajen siempre a plena carga, Teleroute no solo reduce los costes para sus usuarios, sino que también aporta una solución más ecológica para el transporte de cargas.  Tener acceso a esta información permite gestionar la actividad diaria de la empresa de un modo más sostenible, con múltiples alternativas para la contratación, reduciendo así los kilómetros que se recorren en vacío.

Además, el uso de este tipo de herramientas ahorra tiempo de búsqueda, ya que están totalmente personalizadas, y también garantiza en tiempo real la elección de la ruta más eficaz.  Y por último, pero no menos importante, es fundamental que las empresas cuenten con un programa de prevención de accidentes y bienestar de los empleados, que promuevan programas de prevención de accidentes para fomentar la seguridad, refuercen el pilar “S” (Social) y confirmen su papel como agentes del cambio en la sociedad. 

El mundo ya está avanzando hacia una realidad más sostenible. Y el transporte por carretera no es ninguna excepción. 

Check Also

El horizonte del transporte frigorífico según Wtransnet

Desde hace décadas, España es uno de los principales países exportadores de alimentos. Conocido como ...